Ciclociudad: cómo aprender a amar la ciudad en bicicleta

La iniciativa ha permitido conocer lugares peligrosos y espacios

La iniciativa ha permitido conocer lugares peligrosos y espacios

SANTO DOMINGO. ¡Por fin una iniciativa ecológica integral en la cual las palabras y las acciones son simultáneas! Esto es precisamente Ciclociudad, una propuesta participativa al uso masivo de la bicicleta como medio de transporte cotidiano, como una forma de alcanzar una gama enorme de objetivos que van desde el rescate de las aceras y los espacios públicos para uso de las personas, hasta la descontaminación atmosférica, acústica y visual de nuestra ciudad. Ciclociudad también se propone, mediante recorridos semanales en bicicleta por diferentes zonas de la ciudad, descongestionar el tránsito en las calles de Santo Domingo; educar a la población sobre la importancia de la preservación de los espacios públicos y el entorno urbano para uso exclusivo de las personas; contribuir a que la ciudad sea un lugar más seguro para el tránsito peatonal y ciclístico; promover iniciativas de ahorro en la población, reduciendo el uso de los vehículos de motor (lo que además beneficia la salud de los ciudadanos) y crear grupos de presión que exijan la adecuación de las aceras y otras vías de tránsito colectivo para la circulación de peatones, personas con problemas de discapacidad y ciclistas. Pero eso no es todo. Conversé anoche con Huayna Jiménez, ideóloga del proyecto, y con Kin Sánchez y Sigfrido Frías, ecologistas y amigos míos de muchos años, y son increíbles los resultados de las primeras cicletiadas (nombre que ellos le dan a los recorridos). Éstas les han permitido descubrir lugares peligrosos, árboles prohibidos sembrados en lugares inadecuados, espacios públicos secuestrados por particulares… En definitiva, que los miembros de Ciclociudad son inspectores y colaboradores gratuitos del Ayuntamiento, ya que la actividad que despliegan vela por el cumplimiento de las normativas y reglamentos del gobierno municipal. No es mucho el esfuerzo que hay que hacer para lograr el apoyo entusiasta del síndico del Distrito Nacional, Roberto Salcedo y del secretario del Ayuntamiento, Domingo Contreras, pues se trata de una iniciativa que coincide plenamente con la filosofía que ellos defienden en la institución que dirigen, y que en el futuro debería extenderse a los demás ayuntamientos de la provincia. En cuanto a la Secretaría de Medio Ambiente, dado el valor ecológico de este esfuerzo solidario, me atrevo a vaticinar que dará su apoyo entusiasta y decidido a esta iniciativa. Jaime David Fernández es un ecologista de acción, hastiado de proyectos costosos cuyo único resultado es, muchas veces, un ilegible informe escrito que en nada contribuye a resolver nuestros acuciantes problemas ambientales. guerrero.simon@gmail.com

Anuncios

Una respuesta a “Ciclociudad: cómo aprender a amar la ciudad en bicicleta

  1. Simplemente Comparto en todo las opiniones contenidas en el presente artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s